17 de mayo de 2011

Cuentan que había una niña que nunca aprendía de sus errores, es más, volvía a cometerlos una y otra vez. No podía comprender que los besos no son contratos, ni que las promesas no siempre se cumplen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario